Me Lo Merezco

merecimiento

Al respetarme honro la Ley del Amor, permito al flujo ordenar mi completo Presente, y permito que todo lo que soy y merezco se manifiesta. Hoy no te conformes, valórate. En ese respetarte, haces que todo lo que deseas desde tu alma, se convierta en merecimiento materializado.

La forma como hablamos y pensamos es importante. Si pudiéramos cambiar ciertas palabras, muchas veces decimos “necesito alguien que me cuide, o que me ame”, pero si cambiamos la palabra “necesito” por “Me Lo Merezco”, la intensión sería mucho más clara, y todo tu organismo sentiría la libertad para que ello fuera posible, la frase quedaría así “Merezco alguien que me cuide y que me ame”.

La necesidad es un apego, que nos ata. El estar libre de apegos nos permite encontrar la felicidad.  Al cambiar la palabra necesidad por merecer, eliminamos ese vínculo de apego tóxico que en ocasiones, desarrollamos en nuestras relaciones afectivas.

Cuando necesitamos algo externo para ser Felices, nos volvemos prisioneros de nuestras emociones, las cuales nunca terminan por saciarnos, porque cuando tengas el mejor carro que anhelas y sientes que te hará feliz, querrás tener la próxima edición del mejor carro y así nunca saciaras tus deseos y tu felicidad será muy momentánea y efímera.

Nos comenzamos amar cuando nos liberamos de los miedos, disfrutando de la soledad, disfrutando estar con uno mismo(a), viviendo tu Hoy, tu presente, amando lo que eres y como eres, sabiendo que lo que no te gusta de ti es lo que debes amar más, ya que ahí es donde está el aprendizaje.  Aprende a mirarte y amarte. Encuentra la humildad dentro de ti. Crece y madura emocionalmente. No dejes de ser ese niño desde poder deslumbrarte y asombrarse de la vida cada día, y que pueda reír ante la adversidad sabiendo que todo es perfecto, sintiéndose niño e inocente ante la vida.

Empieza por ti mismo/a. Sé tú la persona que quisieras tener a tu lado… La que merece caminar los pasos de tu vida. Al final, llegará alguien que se reflejará en ti.

Siente que eres merecedora de un día de descanso, para ti mismo(a), en soledad. Esto te ofrecerá lo que necesitas: pensar, liberarte del estrés y relativizar las cosas. Abraza la soledad, disfrútala, ya que no estás solo, estas contigo mismo.

Siente que mereces ser feliz, tal vez sea el momento de “dejar ir” determinadas personas, o aspectos de tu vida. Es una limpieza que te permite hacer espacio para que algo nuevo pueda entrar en tu vida, así llegaran nuevas oportunidades y algo nuevo nacerá.

Todos merecemos dejar de ser cautivos del sufrimiento, de nuestras propias actitudes limitantes. Abre los ojos a tu interior, descifra tus necesidades, escucha tu voz. En el momento que te permitas lo que mereces, llegará lo que necesitas. Recordando que amarse es desnudarte para reconocer tu propia esencia.

Por Carla Gilardi Olazabal                                                                                                        Directora de Ambar del Alma, Terapeuta Integrativa

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s